Jorge Pérez Rodríguez


Antes de navidades, para poder controlar la cantidad de productos navideños (turrones, polvorones, etc…) que suelo consumir, me propuso hacer la técnica de coaching wingwave. Personalmente, de todos los productos que se venden, exclusivamente para navidad, el que más me hace poder el control es el Turrón de Chocolate Suchard, por ese motivo inicie la sesión con dos tabletas enteras. Me sorprendió que, iniciando la sesión con un plato lleno, acabé dándome cuenta que con un poquito tenía mas que suficiente para poder tener la sensación de satisfacción sin la ansiedad de tener que comer más. Durante la semana siguiente, las dos tabletas las tuve en la cocina, siempre a la vista, cosa que provocaba verlo todos los días (mientras cocinas, friegas, etc…). Lo curioso es que no tuve la tentación de probarlo, hasta que llegó un punto que ni siquiera era consciente que estaba en la cocina.

Tras esta prueba, llegaron las navidades y lo sorprendente es que apenas piqué, después de cada comida, los típicos productos navideños que se ponen mientras se hace la sobremesa (un par de polvorones y algún trocito de turrón), es más, las dos tabletas que tenía en casa las ofrecí al resto de la familia. A día de hoy, incluso cuando voy a comprar el pan, me han dejado de llamar la atención los productos con chocolate.